VIVE EL OTOÑO

Planes de Otoño para salir de la rutina

En el Otoño la naturaleza parece despegarse de aquello que no necesita, cambia totalmente para convertirse en otra cosa. Lo colores de los árboles acaban dándole un toque mágico y romántico a nuestros bosques y es una época perfecta para pasear, desconectar y conocer nuevos paisajes.

Desde Madronactiva queremos además salir con aquellas personas que quieren huir de las aglomeraciones de los fines de semana y tener una experiencia mucho más auténtica que, de otra manera no podríamos experimentar, así que os proponemos un nuevo programa de senderismo que saldrá los miércoles, en pequeños grupos de 6 a 8 personas desde Ciudad Real capital.

Además de huir de las aglomeraciones, proponemos el miércoles para toda esa gente, que sabemos que sois muchos, que pueden compaginar sus días de descanso en medio de la semana, que trabajáis a turnos y no tenéis nada que hacer algunos días o que ya estáis jubilados y os apetece.

Para todos vosotr@s los miércoles salimos con diferentes temáticas, tales como el otoño, bandolores y maquis, montaña porque sí y otras muchas novedades que os iremos planteando. Como somos expertos en darle la vuelta a las circunstancias adversas, a reinventarnos y a ofreceros siempre lo mejor hemos pensado que puesto que la legislación actual nos permite salir en grupos reducidos… pues que ¡adelante!, así que

Búscate 7 compis… y a disfrutar del Otoño!!! Nosotros ponemos el vehículo, el guía y un poquito de nuestra magia…

¿Qué os ofrecemos?

4 DE NOVIEMBRE RUTA AL PICO ROCIGALGO

Otro lugar especial, lleno de rincones a descubrir. Esta vez una ruta algo más exigente en cuanto a su distancia y desnivel pero que nos transporta a unos paisajes espectaculares en pleno Parque Nacional de Cabañeros.

La cumbre del Rocigalgo alcanza los 1.449 metros de altitud, lo que le convierte en el «techo» de la provincia de Toledo y del Parque Nacional de Cabañeros. Las excelentes vistas que se consiguen desde su cima es suficiente motivo para hacerle una visita. Pero es que, además, la ruta que conduce a su cumbre es uno de los parajes más espectaculares y valiosos de los Montes de Toledo tanto por los innumerables fósiles (ripple marks) que hay en el camino, como por el bello robledal que cubre el valle y que pinta de colores otoñales sus laderas.