5-13 SEP. CAMINO DE SANTIAGO VARIANTE ESPIRITUAL

Camino Portugués

Inscríbete rellenando el siguiente formulario; la inscripción queda confirmada con el ingreso de 100 € antes del día  15 de agosto en el nº de cuenta de Liber Bank

ES04 2048 5044 9434 0001 5381

 

PLANING DEL VIAJE 

Descárgate el planning en pdf aquí Camino Portugués (1)

ECDIMA20180621_0035_1Día 1 –  De Ciudad Real a Tui

Salida de Ciudad Real a las 5:00 de la madrugada desde el aparcamiento Julio Melgar  en la ronda (antiguo barrio de Vista Alegre)  Llegada a Tui, reparto de habitaciones. Turismo en Tui y en Valença do Minho.

Hotel Colon Tui

Día 2 -De Tui a O Porriño 

Esta es una de las rutas más bonitas del camino.

La etapa es suave y persigue el cauce del Río Louro alternando caminos, en menor medida, con pistas asfaltadas, carreteras y un recordado polígono industrial. El que desee evitar este último puede utilizar una digna alternativa por el entorno natural de As Gándaras y río Louro que aumentaría la distancia de etapa en medio kilómetro.

El desnivel es inapreciable y la etapa es cómoda a excepción de las cuestas para alcanzar la catedral de Tui. El punto más crítico en cuanto a seguridad es el cruce de la N-550 en Virxe do Camiño.

Hotel Internacional

el-camino-portugues-sube-como-la-espuma-en-numero-de-peregrinos_248

Día 3 – De O Porriño a Redondela

El único desnivel positivo a mencionar se encuentra entre el albergue de Mos y la capilla de Santiaguiño. Se superan 140 metros de altura en 3 kilómetros. Una subida muy llevadera que alterna falsos llanos con algunas rampas más duras al inicio y final.

Hotel Santo Apostolo

Día 4 – De Redondela a Pontevedra

El inicio de la etapa  un poco rompe piernas  porque nos encontramos con bastantes subidas y bajadas.

Aparte de varios cruces de carretera peligrosos, sobre todo el de la N-550 entre las parroquias de Cesantes y O Viso, hay que reseñar un par de subidas. La primera es más un repecho corto que una subida continua y se toma en el lugar de Tuimil (parroquia de O Viso) y la segunda se inicia a la salida de Ponte Sampaio, concretamente después del desaparecido Ponte Nova, y supera 130 metros de desnivel. Es muy tendida, con alguna parte de falsos llanos y no reviste dificultad.

Hotel Rías Baixas

caminosan

Día 5- De Pontevedra a A Armenteira

En la primera etapa, partiendo desde la plaza de la Peregrina, en Pontevedra, tras cruzar la ciudad, siguiendo el Camino Portugués, a 2 km encontramos un desvío a la izquierda.A partir de ahí la ruta se dirige por los pintorescos paisajes de la Comarca de O Salnes.

Atraviesa la dinámica ciudad de Poio con su antiguo monasterio y el precioso pueblo costero de Combarro para ascender hasta el destino final de la etapa: el asombroso Monasterio de Armenteira, una construcción cargada de historia desde el año 1162, y donde es posible alojarse, en un un enclave rural muy tranquilo en plena montaña.

Hotel Ria mar

Día 6 – De A Armenteira a Vilanova de Arousa

La segunda etapa comienza recorriendo la sugestiva «Ruta da Pedra e da Auga», un sendero que bordea el pequeño río Armenteira, enmarcado por una exhuberante vegetación y apacibles y pintorescos rincones.

Caminando bajo la sombra de los árboles encontraremos antiguos molinos de agua que descansan a orillas del río. Huertos y viñedos nos indican que nos aproximamos a la ría de Arousa

Se continua en dirección norte pasando por Ribadumia y Pontearnelas, para alcanzar la costa en Vilanova de Arousa.

Hotel Bradomin

Imagen3

Día 7- De Vilanova de Arousa a Pontecesures / Padrón

En la última etapa, desde Vilanova hasta Pontecesures, comienza la ruta marítima, la así llamada Traslatio. Este tramo también puede recorrerse a pie, bordeando la costa de la Ría y del Ulla.

Tras zarpar en Vilanova, se remonta la hermosa Ría de Arousa hasta alcanzar la desembocadura del Río Ulla y navegar su último tramos hasta el destino final.

En el trayecto se puede conocer el único vía crucis marítimo fluvial del mundo, una colección de 17 cruceiros que señalan el recorrido del Apóstol.

Según la tradición, la barca de piedra con el cuerpo de Santiago llegó hasta Iria Flavia, cerca de la actual villa de Padrón y es en este punto es donde la variante espiritual se vuelve a unir al Camino Portugués.

Hotel Scala

Día 8 –  De Padrón a Santiago de Compostela

Una gran densidad de pequeños núcleos poblacionales confirma la presencia ya cercana de la meta. La última etapa puede dividirse en dos mitades, una primera casi plana hasta el albergue de Teo y una segunda más fatigosa hasta la propia catedral. Transcurre por los municipios de Padrón, Teo, Ames y Santiago y se puede recorrer cómodamente en menos de 7 horas. El itinerario revive el arriesgado viaje de los discípulos con el cuerpo de Santiago desde el desembarco hasta el enterramiento en el Campus Stellae. Una odisea que evoca a toros salvajes y montañas y a personajes como el obispo Teodomiro y la Reina Lupa.

Es la etapa más larga del tramo gallego del Camino Portugués y en los 8 kilómetros que separan el desvío del albergue de Teo hasta el alto de Agro dos Monteiros el Camino supera un desnivel de casi 200 metros. El tramo de 6,4 kilómetros entre Agro dos Monteiros y el Obradoiro se hace un poco pesado, quizás porque al ver la catedral desde el alto parece que se encuentra al lado.

Hotel San Lorenzo 

 Día 9 – De Santiago a Ciudad Real

Vuelta  hacia Ciudad Real 10:00

Precio: 705 en habitación doble, 867 habitación sencilla

El viaje Incluye:

Guías, hoteles en media pensión (desayuno y cena)  , credencial, seguros RC y de accidente.

(No incluye cena en Santiago de Compostela)

Nº máximo de personas 20 plazas

 

 

 

 

 

La historia del Camino de Santiago Portugués

De la Catedral de Santiago parte una de las calles con mayor encanto y vida nocturna de la capital gallega. Se trata de la rúa A Raíña, un espacio lleno de bares, restaurantes y bullicio. Una calle testigo de la historia y, según cuenta la tradición popular, del propio devenir jacobeo. Fue en ella, donde se alojó, sin pomba ni boato, y en un hospital para peregrinos, una de las más célebres caminantes reales de la vía lusa, Santa Isabel de Portugal, la esposa del rey Don Dinís.

Tras haber cubierto en el año 1325 una primera peregrinación a Santiago, repite experiencia una década después y se aloja en este humilde hospedaje del casco histórico compostelano. Tras su estancia, la calle acaba adoptando su nombre. Este testimonio da muestras del legendario compromiso de la corona lusa con el Camino de Santiago (Alfonso Henríques ya arribó a Compostela en 1097 y Alfonso II lo hizo en 1220), y sirve como prueba del largo recorrido histórico del trazado. El origen del Camino Portugués se remonta a los albores del fervor jubileo, nada más descubiertos en el año 813 los supuestos restos del Apóstol.

El Camino Portugués, segunda ruta en cuanto a peregrinos

Tras unos titubeantes inicios altomedievales, la proyección jacobea en tierras lusitanas se consolida a partir de mediados del siglo XII, una vez independizado Portugal, y se mantiene constante, con un denso flujo de personas y a salvo de reformas y contrarreformas, hasta la época moderna. En el siglo XX la supuesta aparición de la Virgen a tres pastores en Fátima da pie a un santuario nacional en Portugal que oscurece al compostelano y reduce la tradición de caminar hacia Santiago al norte del país, donde muchas ermitas aún rinden honor al Apóstol. En los últimos años, y de forma pareja al crecimiento de otras rutas, se consolida una nueva peregrinación desde Portugal, con cifras que ya sitúan a este trazado como el segundo en cuanto a número de peregrinos.

Tui, (para aquellos que solo tienen una semana para caminar) Y Oporto son, además, dos de las localidades preferidas como punto de partida del Camino Portugués. Hacia el norte por la costa, el centro o el interior a diferencia de otras rutas, donde el trazado es único  (salvo en ciertas variantes) en Portugal se cumple esa máxima que reza que hay tantos Caminos de Santiago como peregrinos existen.

El Camino Portugués, segunda ruta en cuanto a peregrinos

Tras unos titubeantes inicios altomedievales, la proyección jacobea en tierras lusitanas se consolida a partir de mediados del siglo XII, una vez independizado Portugal, y se mantiene constante, con un denso flujo de personas y a salvo de reformas y contrarreformas, hasta la época moderna. En el siglo XX la supuesta aparición de la Virgen a tres pastores en Fátima da pie a un santuario nacional en Portugal que oscurece al compostelano y reduce la tradición de caminar hacia Santiago al norte del país, donde muchas ermitas aún rinden honor al Apóstol. En los últimos años, y de forma pareja al crecimiento de otras rutas, se consolida una nueva peregrinación desde Portugal, con cifras que ya sitúan a este trazado como el segundo en cuanto a número de peregrinos.

Tui, (para aquellos que solo tienen una semana para caminar) Y Oporto son, además, dos de las localidades preferidas como punto de partida del Camino Portugués. Hacia el norte por la costa, el centro o el interior a diferencia de otras rutas, donde el trazado es único  (salvo en ciertas variantes) en Portugal se cumple esa máxima que reza que hay tantos Caminos de Santiago como peregrinos existen.

La variedad de vías de peregrinación, que avanzan hacia el norte por el interior, el centro o por la costa, complican la tarea de dotar a esta ruta a Santiago de una completa de red de albergues y de consolidar los distintos trazados, algunos de los cuales cubren todo el país vecino. De entre ellos, es el que parte de Lisboa y avanza hacia Valença la espina dorsal de la red jacobea lusa. Para su señalización fue determinante el empeño de varias asociaciones de amigos del Camino de Santiago, tanto gallegas como portuguesas, que lograron fijar este itinerario central y común.

Como guía y documentación se utilizaron como base los relatos realizados durante siglos por peregrinos ilustres del Camino Portugués. Uno de los más destacados fue el del sacerdote italiano Juan Bautista Confalonieri, quien peregrinó de Lisboa a Santiago a caballo en el año 1594. Su texto se guarda en la biblioteca del Vaticano. Una vez salvado el río Miño -frontera geográfica y política con Portugal- por el puente internacional (hasta 1884 se pasaba en una barca), los peregrinos se adentran en tierras gallegas, en un suave discurrir hacia el norte bien señalizado y que atraviesa aldeas, villas y ciudades históricas. Tui, con su amplio patrimonio relacionado con la vía de peregrinación, Pontevedra, con su Virgen Peregrina, o Padrón, donde la leyenda sitúa el lugar en el que los discípulos del Apóstol amarraron la barca que traía sus restos desde Palestina, son tan solo un ejemplo.

El trazado del Camino de Santiago Portugués

El trazado, de notables evidencias monumentales, salva diversos ríos a través de puentes de bella factura romana o medieval, como Ponte Sampaio, y se aprovecha, al igual que hicieron los caminantes medievales, de vías romanas que vertebraron la Gallaecia romana y continuaron en vigencia durante siglos, como la Vía XIX, también conocida como Itinerario de Antonino. Fueron estas calzadas las que guiaron a los caminantes en los primeros tiempos de la peregrinación y las que ayudaron a establecer entre Portugal y Galicia fecundos canales de intercambio cultural y económico.

Como puntos negativos del trazado se sitúan, en la actualidad, la N-550, la carretera que enlaza Vigo y A Coruña, y que se impone y superpone en muchos tramos del Camino portugués, y los diversos pasos sin barrera sobre la vía del tren que deben afrontar los peregrinos. A cambio, los viajeros gozarán en Galicia de un trayecto sencillo, sin grandes altibajos y con buenas panorámicas. Al llegar a la altura de Redondela las vistas sobre la ría de Vigo compensarán el excesivo asfalto.

Variante espiritual

Esta  variante espiritual, une dos caminos Jacobeos: el camino Portugués y la “Ruta del mar”  el origen de todos los caminos. En el año 44 después de cristo la Ría de Aurosa fue surcada por el barco que trasladaba el cuerpo de Santiago Apóstol, sus restos fueron trasladados por sus discípulos, quienes “conducidos por un Ángel y guiados por una estrella arribaron a las costas de Galicia y subieron por el cauce del rio Ulla hasta alcanzar Iria Flavia (Actual Villa de Padrón)

Realizaremos el mismo trayecto que siguieron los restos del Apóstol Santiago en su viaje a Compostela. Navegaremos por un  paraje natural de gran belleza. Descubriremos fuentes, monasterios, molinos y capillas. Caminaremos a través de bosques viñedos y playas.

Recorreremos el único Vía crucis marítimo-fluvial del mundo, en el que podremos  contemplar los 17 cruceiros centenarios que identifican a este camino de Santiago como “La Traslatio” :

EL ORIGEN DE TODOS LOS CAMINOS